21 julio 2024

El tiempo - Tutiempo.net

Los Sueños de Goyo

Los Sueños de Goyo

Cuando sales un momento a la calle a dar un paseo nunca sabes que es lo que te va a pasar. Es tremendamente complicado intentar discernir que es lo que va a ocurrir de un momento a otro y ser capaces de ver como los segundos pasan delante nuestro y no nos damos cuenta. Caminando por la calle el otro día me encontré con unos conocidos, iba por la calle de debajo de mi casa y de repente sacaron un balón y empezamos a jugar a fútbol.

El partido estaba bastante interesante cuando de repente me vi envuelto en una trama de policías y ladrones que no podía entender. Aparecieron unos hombres corriendo desde una esquina y yo sin saber por qué también corría. Nos perseguían unos hombres con pistolas, y disparaban. La gente de la calle no decía nada, ¡como si fuese lo más normal del mundo ver a tios trajeados disparar contra otros corriendo!

Cuando me fui a dar cuenta estaba yo, con una pistola, apuntando también a esos hombres y disparándoles por supuesto, con poca puntería, ¡nunca antes había cogido una pistola! Así que de golpe y porrazo dí un salto mortal hacía atrás con pirueta incluida y me coloqué en otro lugar más seguro en la que cubrirme con la pistola y salir corriendo.

Así que le dije al elefante rosa que tenía al lado que siguiese disparando y me cubriese, puesto que yo tenía que huir. No sabía donde, pero tenía que huir. Al lado del lugar donde me encontraba había un camello, o un dromedario, no lo sé muy bien, en ese momento no quería pensar, sino subirme encima, cabalgarlo y huir, huir rápidamente del lugar.

Mientras huía en el camello veloz ví como detrás, venía uno de los hombres trajeados, montado en un avestruz con cara de caballo y pretendía dispararme con un paraguas. Decidí mirar para arriba, sin motivo aparante, y vi a Paquirrin que me animaba a saltar del camello, o dromedario, y volase. ¿Cómo voy a volar? Pensé. Y me dijo Paquirrin, pero si aquí todo el mundo sabe hacerlo…

Justo en ese momento me desperté, ¿pueden llegar a ser absurdos los sueños, verdad? Este no es un sueño real que me haya pasado, me lo he acabado de inventar, pero se asemeja mucho a sueños que he tenido, bastante chorras, en los que los lugares en los que estás y la gente que te acompaña cambia de un momento a otro sin enterarte, y lo mejor, te parece normal. ¿Son los sueños lo más parecido a un universo cuántico, donde manda el caos?

Goyo Gonzalez Febrero 2.017

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.