21 junio 2024

El tiempo - Tutiempo.net

Enrique Nárdiz, el alma mater del CB Isla Cristina,

Enrique Nárdiz, el alma mater del CB Isla Cristina,

José Manuel Mata Serrano

Decir en Isla Cristina Enrique Nardiz equivale a decir “BA-LON-CES-TO”, él es el basket de la localidad. Enrique, 39 años, con pinta de profesor algo despistado, es un educador de profesión (en sus mañanas) que se transforma en fanático del basket por la tarde y en ocupado padre durante el resto del día.
Si se pudiera establecer una conversación de duración infinita esta sería de baloncesto, su pasión y, en cierto modo, su obsesión, de la que se considera un simple aficionado, aunque es evidente que es mucho más que eso.
Afirmaría categóricamente que daría algo muy importante porque sus dos hijos, Enrique, 6 años y ya jugador del babybasket del Club, y Celia, 2 años, fueran estrellas de este deporte en un futuro no excesivamente lejano. Habla pausado y nunca actúa de manera impulsiva, piensa y repiensa sus respuestas, con el único fin de mantener su coherencia que protege de manera evidente.

Sus comienzos en el deporte, curiosamente, fueron con el balonmano (en aquel momento Isla Cristina estaba huérfana de basket, pero inmediatamente, en cuanto fue posible, empezó en el PMD Isla Cristina de Infantiles. Después en Juniors jugó en Cartaya y el Circulo de Labradores de Sevilla, donde sus padres se establecieron. Durante sus estudios Universitarios jugó en la Liga Provincial de Granada, haciéndolo también en la de Huelva a su vuelta. Confiesa que aún se siente jugador más que cualquier otra cosa.

La refundación del CB Isla Cristina se produce en la temporada 2009-2010. Miguel Angel Pena, Sergio Pardo y Enrique con la colaboración del SMD de Isla inscriben un equipo Senior, que esa misma temporada ya juega Fase de Ascenso.

Enrique define la actual situación del Club “somos aún jóvenes como Club, entiendo que queda mucho por hacer, como crear una estructura solida, mejorar la formación de jugadores y entrenadores, organizar todos los eventos que nos sea posible, obtener mas y mejores vías de financiación y que nuestras condiciones de trabajo sean notablemente mejores por no añadir un largo etc”. No obstante nos comenta que sus alegrías pasan por “ver como poco a poco se consiguen nuevas metas”.

Dos entrenadores marcaron a Nardiz en su formación y, solo comprobando el énfasis que pone, estoy seguro que en alimentar su pasión por el basket: sus profesores en la Facultad “Daniel Pintor, por su análisis y conocimiento del basket y David Cardenas, por la capacidad de transmisión de sus ideas, lo escuchábamos sin pestañear durante horas”. Y yo añado que esas horas se le harían minutos.

Entiende que sus jugadores favoritos son “los bajitos en un mundo de altos, los que no les quema el balón en las manos y asumen permanentemente la responsabilidad (Llull, Navarro, Spanoulis). Mantuvo un precioso romance deportivo durante 15 años con las selecciones Masculinas de España y Argentina, sin menospreciar a las distintas selecciones USA o de la antigua Yugoslavia.

Le propongo un juego, él hace de seleccionador y me da un cinco español y ahí sale un Enrique, que se nos convierte en técnico femenino y de carrerilla nombra a “Laia Palau, Marta Xargay, Alba Torrens, Laura Nicholls….. ” ya mi hija Celia que será una estrella” (con 2 años no es difícil ver a la pequeña Celia en el Pabellón isleño con un balón, mas grande que ella, en sus manos trasladándolo de un lado a otro de la instalación)

Analiza a su actual equipo, el equipo de Mini Basket del CB Isla Cristina, siendo, como casi siempre, muy auto critico, se considera contento con el trabajo realizado pero piensa que faltó organizar algunos aspectos para haber mejorado mas y que le satisface haber vuelto a las canchas después de haber pasado 4 años en labores organizativas alejado de los banquillos.

Terminamos, estaríamos mucho mas tiempo pero ocuparíamos la pagina de Facebook entera. A Enrique le da tiempo para sugerir la lectura de un libro “Sueños robados – baloncesto yugoslavo” de Juan Hinojo, que por resumir especula donde habría llegado la Selección yugoslava de los Kukoc, Radja, Petrovic, si la maldita guerra de los Balcanes no hubiera dividido en muchos los territorios”

Y se nos va, el alma mater del CB Isla Cristina, padre del Torneo de verano al aire libre (con 30 años de antigüedad) que se celebra los meses de Agosto en el Angel Pérez o protagonista de la tecnificación de los meses de Julio en el Pabellón Manuel Lopez Soler, se marcha a toda prisa, su manera de vivir, a entrenar, a ejercer de padre, a dar sus clases o a alguna reunión que , seguro, tendrá como tema básico EL BALONCESTO.

Gracias Coach

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.