25 julio 2024

El tiempo - Tutiempo.net

Las Cosas de Goyo “Objetores de conciencia”

Las Cosas de Goyo “Objetores de conciencia”

Hemos asistido a muchísimos debates sobre las bodas homosexuales y la adopción de niños por parte de homosexuales. Y se oyen tremendas barbaridades, sobretodo de la parte conservadora. Resulta que un día, al Vaticano le dió por decir que los funcionarios que no quisiesen casar gays y lesbianas apelasen a la objeción de conciencia ya que su religión no lo permite y de esta manera boicotearan una ley propuesta por el Gobierno.

La definición de la RAE no es demasiado aclaradora pero se refiere casi exclusivamente a la objeción de conciencia militar, lo mismo que dice la Constitución Española, y ya no tiene sentido pedir objeción de conciencia militar porque no existe el servicio militar obligatorio

Digamos que la objeción de conciencia sirve para alguien que no se queda tranquila moralmente por hacer algo que va en contra de sus convicciones morales, como por ejemplo negarse a abortar. Ahí se entiende la posición de la persona que cree que mata a alguien por hacer eso; hay otras personas que no creen que maten a nadie y lo hacen sin problema. Es totalmente lícito, al igual que practicar la eutanasia, te puedes negar o no según tus convicciones.

¿Pero por casar a dos personas que se quieren? Sean del sexo que sean, ¿se muere un gatito cada vez que se casa un gay o una lesbiana? Me parece que están sacando las cosas de quicio con todo esto. Yo no veo nada malo que se casen, que adopten, que hagan lo que quieran con sus vidas, total eso ya existe lo único que no está regulado. Mientras no hagan daño a nadie cada uno es libre de hacer lo que quiera, es más, creo que era necesario que tuviesen esos derechos.

Lo curioso es lo de estos alcaldes del PP mayoritariamente que dicen que se niegan a casar a gays y lesbianas porque tendrían mala conciencia, que esas uniones son anti-natura. Probablemente sea más anti-natura cargarse hectáreas y hectáreas de bosque para urbanizar y llevarse unas cuantas comisiones, pero claro, para eso se tiene la conciencia tranquila…

En fin, que los argumentos de los peperos en contra de esta ley se van cayendo por su propio peso. Poniendonos tiquis-miquis con la objeción de conciencia yo puedo decir que mi religión me prohibe hacer la declaración de la renta, y es más, quien sea católico practicante (aunque todavía no entiendo muy bien que es eso de no-practicante…) debería saber que los domingos no debe trabajar, y será por gente que trabaja en domingo… Deben de tener una conciencia…

Y es más, llevándolo al absurdo, imaginad que soy alcalde y mi ex-novia se casa con un tio que no me gusta, mi conciencia no me queda tranquila si les caso.
¿Me puedo negar? Pues eso.

Goyo Gonzalez. Febrero 2.017

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.