20 octubre 2020

El tiempo - Tutiempo.net

La oposición isleña al completo denuncia las formas “Dictatoriales” de la Alcaldesa

La oposición isleña al completo denuncia las formas “Dictatoriales” de la Alcaldesa

Los concejalas andalucistas y socialistas durante la rueda de prensaLos dos grupos municipales, compuesto por los nueve concejales (PA-PSOE), le han exigido a la primera edil que “esté a la altura de su cargo y no provoque más incidentes”

Los nueve concejales de la oposición, andalucistas y socialistas, han comparecido conjuntamente en rueda de prensa para explicar los hechos acaecidos en el pasado pleno de abril, celebrado en el ayuntamiento isleño, en el que no se debatieron todos los puntos, ya que la alcaldesa levantó la sesión justo en el instante que tenía que contestar a los ruegos y preguntas de la oposición.

Con la presencia de unos veinte afectados por el ERE, que el tripartito, compuesto por los independientes de Antonia Grao (PIF) y Montserrat Márquez (CxI), y los populares (PP) de Francisco González, han ejecutado despidiendo a 80 trabajadores, pendiente de juicio en el TSJA fijado para el próximo 9 de junio, se desarrolló un pleno incómodo para el Equipo de Gobierno que estuvo en tensión durante todo el tiempo que duró la sesión, aunque, en ningún momento, y como certifican las imágenes, se produjeron episodios que impidieran su normal desarrollo.

Durante el transcurso del pleno fueron constantes y repetitivas las amenazas de Antonia Grao con suspenderlo o desalojar la sala “si no estáis calladitos”, en referencia al público que en todo momento demostraron una actitud respetuosa, aunque reivindicativa, a pesar de los trágicos momentos por los que están pasando.

Grao, no solo no apaciguaba los ánimos, sino que “echaba más leña al fuego”, como han llegado a asegurar los portavoces de la oposición, ya que protagonizó más de un enfrentamiento con alguno de los asistentes al espetarles, por ejemplo, que “si tu no tienes dinero para pagar la excursión de tus hijos, yo no tengo para pagar las nóminas” o más de una carcajada durante sus incendiarias declaraciones, recogidas por los micrófonos de la sala y que indignaba, aún más, a todos los presentes, público y oposición.

Pero si hubo dos momentos de máxima tensión, ambos provocados por la alcaldesa isleña, fue cuando, a una pregunta de una de las concejalas socialistas, la alcaldesa, en su habitual y acostumbrado tono amenazante, le dijo que “cuidadito con el terreno en el que os metéis porque puede ser muy peligroso” o cuando ya se marchaba del salón de plenos y con toques en su espalda, de forma coercitiva, amenaza a otra diciéndole que “la próxima vez que me grabes con el móvil, te denuncio”.

Por estos incidentes y otros sucedidos en el pleno, por educación y salud democrática, los grupos de la oposición se han plantado y han dicho “basta ya”, asegurando que “utilizaremos todas los mecanismos legales que nos permitan la ley para que no vuelvan a suceder”.

En representación de ambas formaciones hablaron sus portavoces, Francisco Zamudio (PA) y Julio Suárez (PSOE), quien, éste último, comenzó la comparecencia advirtiendo que “este tipo de hecho no es nuevo, ya se viene desarrollando durante toda la legislatura, de forma dictatorial por la alcaldesa”.

El socialista continuó diciendo que “el ayuntamiento pasa por una situación bastante difícil, entre otros motivos, por el ERE llevado a cabo por el tripartito y que ha provocado el despido de 80 trabajadores, los cuales han dado ejemplo de civismo y saber estar durante sus lógicas reivindicaciones laborales” y en referencia al pleno, “no han tenido actitudes que pudieran ser reprobables en ninguno de los casos”.

Julio Suárez explicó que “a raíz de una pregunta nuestra, sobre del por qué del retraso en el pago de nóminas y las indemnizaciones a los despedidos, la alcaldesa, tergiversando la realidad, ha dicho que ha pagado hoy, día 28, como si lo hubiera hecho con adelanto, cuando debía la nómina de marzo y abril, además de la extra de navidad y las cuantías individuales del despido”. A estas explicaciones de la alcaldesa, provocó algunos murmullos entre el público y que, junto a los ruegos realizados por los andalucistas, se dio momentos de incomodidad para Antonia Grao y ha salido por la tangente, salir corriendo sin terminar el pleno”.

Para el socialista, “los políticos tenemos que dar respuestas a las preguntas que se nos plantean, nos gusten o no, máxime cuando se produce un episodio tan duro como un ERE, a pesar de mantenerse doce liberados que lo cobran muy bien, tanto por el ayuntamiento, como por la Mancomunidad de Islantilla”. Por lo tanto, Suárez adelantó que “si la señora alcaldesa no contesta a nuestras preguntas en el pleno, lo tendrá que hacer el 9 de junio, en el juicio que se celebrará en Sevilla por este ERE injusto”, terminando su intervención volviendo a mostrar el apoyo “tanto de los socialistas, como, entiendo también de los andalucistas, a todos los afectados”.

Por su parte, Francisco Zamudio (PA) comenzó rechazando “la actitud de Antonia Grao y su equipo de gobierno, suspendiendo un pleno, sin motivo, dejando puntos pendientes de debatirse, en definitiva, ayer tuvimos un pleno incompleto, por lo que tenemos todos derecho a que se concluya”. En este sentido, a Zamudio le chocó que “no fuera la oposición o el público quien abandonara la sala de plenos y sí, lo que nunca ha ocurrido, que fuera el equipo de gobierno entero los que se fueran, en todos mis años como político, es la primera vez que esto ocurre”.

Para Zamudio, estas prácticas “prepotente y dictatorial” de la alcaldesa “se está convirtiendo en algo habitual, no hay pleno que no intente echar a alguien”. Existen precedentes con el portavoz socialista y andalucista, e incluso “fue más allá, al afearle a un Delegado Territorial de la Junta que estuviera presente en uno de los plenos”. Pero además, el andalucista volvió a poner de relieve que “por desgracia, nos hemos acostumbrado a sus amenazas y salidas de tono, pero esto se terminó”. “Me extraña enormemente los derroteros que está tomando la vida política local”, máxime cuando, para Zamudio, “Antonia Grao tiene años de experiencia en política y veo que se está radicalizando, debería reconsiderar su actitud”, dijo el portavoz.

El ex alcalde isleño tampoco entiende la actitud de Grao ante los actos reivindicativos de la Plataforma de Afectados por el ERE municipal, “es una postura lógica y normal, que estos trabajadores vayan a un pleno y expresen lo que sienten y piensan, siempre y cuando no interrumpan el normal desarrollo de la sesión, como nunca ha ocurrido”. Pero Zamudio no culpa tan solo a la alcaldesa, “no entiendo la actitud pasiva y sumisa del resto del equipo de gobierno” y se pregunta que si “no hay nadie que le diga a esta señora que este no es el camino, que no puede amenazar, avasallar e intimidar”.

Para Zamudio, “el verdadero motivo de su nerviosismo es que saben que han hecho un ERE injusto y partidista, no hay ni un despedido de sus conocidos o familiares, se han echado gente a la calle con quince años de antigüedad en la empresa y otros, con apenas cinco, continúan trabajando, de lo cual me alegro, pero pone en evidencia lo sectario del proceso”.

Amenazas a dos concejalas

Pero si hubo dos casos esclarecedores de lo que están denunciando al unísono andalucistas y socialistas, fueron las amenazas directas a dos concejalas de la oposición. El primero de los casos fue con la socialista Ana Vieira, quien le preguntó a la alcaldesa sobre la demora en el pago de nóminas e indemnizaciones a los despedidos, a lo que Grao le respondió “está usted entrando en un juego muy peligroso”, entendiéndose, tanto por los miembros de la oposición, como por el mismo público asistente, como una coacción clara y directa sobre los temas que se deben o no preguntar en el plenario.

Y el segundo de los casos, en el momento que el equipo de gobierno abandona la sala de plenos sin que éste hubiera concluido, la alcaldesa se dirige a María del Carmen Beltrán, la andalucista que grabada la sesión plenaria con su teléfono móvil, hecho que está amparado por la ley, y dándole toques en el hombro le dice que “si me vuelves a grabar te voy denunciar”, requiriendo seguidamente la presencia de un agente policial a quien le ordena tome cartas en el asunto.

Para ambos portavoces, “a la alcaldesa le gusta echar más leña al fuego, en vez de apaciguar y entender la dramática situación por las que están atravesando estas familias, donde, incluso, en algunos casos, ambos miembros del matrimonio han sido despedidos”. “O, sin ir mas lejos, en el pleno de hoy, dejar con la palabra en la boca a una concejala que estaba haciendo uso de su turno”, han asegurado, “o cuando llegó a decir, mirando a los despedidos que tenía en frente, que ella era un muro y que le daba igual todo; además de una falta de respeto es calentar el ambiente innecesariamente”.

Por todo lo expuesto, tanto Zamudio como Suárez anuncian que “de seguir igual la actitud, tanto de la alcaldesa, como el de los portavoces que la soportan, políticamente, tomaremos cuantas medidas políticas nos permita la ley y aunque no nos gusta judicializar la vida política, si no tenemos otro remedio, nos veremos obligados a acudir a los tribunales con el fin de que vuelva la democracia perdida al ayuntamiento isleño, cesen las amenazas y coacciones, además de sus malas formas”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.