29 octubre 2020

El tiempo - Tutiempo.net

El Ayuntamiento isleño impone al escultor Carlos Silva Escobar la Medalla de la Ciudad

El Ayuntamiento isleño impone al escultor Carlos Silva Escobar la Medalla de la Ciudad

SONY DSC

Con ello se reconoce la gran labor de este artista que ha venido a engrandecer el Patrimonio isleño y el nombre de Isla Cristina con su obra.

El Salón de Plenos habilitado al efecto acogía el pasado lunes 25 de abril el Acto de entrega de la Medalla de la Ciudad al escultor isleño Carlos Silva en reconocimiento a su aportación al ámbito de la Cultura y al mundo del Arte isleño a lo largo de toda su vida profesional.

El acto reunía, en torno al mismo, un nutrido número de representantes del ámbito social y cultural de la ciudad, familiares y amigos, así como a la Corporación Municipal encabezada por la Alcaldesa, Antonia Grao presidiendo el mismo.

La Alcaldesa definía el momento como “uno de los más importantes acontecidos en la vida social y cultural de una ciudad” ya que como señaló “se impone una de las distinciones más preciadas del Ayuntamiento, la Medalla de la Ciudad que en esta ocasión recae en una persona que ha hecho, desde su trabajo, una gran labor y aportación a Isla Cristina.”

El acto comenzó con la lectura, por parte de la Oficial Mayor del Ayuntamiento de la localidad del Acta del pasado Pleno Ordinario del mes de marzo de 2016 en el que se aprobaba por unanimidad otorgar la Medalla de la Ciudad a Carlos Silva.

Seguidamente tomaba la palabra el Primer Teniente de Alcalde y Concejal de Cultura, Francisco González quien glosaba la figura del escultor y daba muestras suficientes del merecimiento de la distinción en su persona. González afirmó que “hoy todos los amantes de la Cultura debemos sentirnos orgullosos” mostrando su satisfacción “por formar parte de la Corporación Municipal que va a otorgar esta distinción a Carlos Silva.”

SONY DSC

“La Política es el arte de hacer posible lo imposible, y por eso los que estamos aquí decidimos formar parte del Gobierno Local, para hacer cosas buenas por Isla Cristina”, destacó el concejal de Cultura quien destacó que “este momento marca el final de un lago proceso de trabajado por este Equipo con apoyo de todos los grupos políticos y que culmina en la imposición de una Medalla a un gran isleño; un gesto en el que todo un pueblo, su pueblo, le reconoce su capacidad artística para que no quede en el olvido, algo que creemos era de justicia”, sentenciaba González que definía al escultor como “un hombre humilde y sencillo, con una obra conocida a nivel internacional que es importante que las generaciones futuras conozcan y disfruten.”

Tomaban la palabra el resto de Portavoces de los distintos Grupos Políticos Municipales, quienes además de felicitar al galardonado coincidían en afirmar que Carlos Silva “es uno de nuestros mejores artistas, un artista cuyas manos han sabido siempre plasmar el sentimiento de nuestro pueblo a través de sus esculturas” señalando además que es un reconocimiento más que merecido y es un orgullo poder vivir este momento con un artista de la categoría de Carlos Silva Escobar.

La Alcaldesa por su parte afirmada que “para mi es todo un orgullo poder estar junto a Carlos Silva, representando a todo un pueblo que tanto le debe y reconociendo la gran labor que ha hecho por Isla Cristina siendo un pilar fundamental del arte y de la cultura isleña.” “Hoy Isla Cristina, su pueblo le devuelve, con esta Medalla, todo lo que le ha dado con su arte, un galardón que tiene más que merecido.”

Acto seguido se producía el momento más esperado, la imposición de la Medalla de la Ciudad que Carlos Silva recibía emocionado, de manos la Alcaldesa quien se la entregaba en nombre de la Corporación y de todo el pueblo isleño.

Como hombre humilde y sencillo que es, Carlos Silva firmaba en el Libro de Honor del Ayuntamiento agradeciendo enormemente “este reconocimiento” porque como decía “no soy hombre de palabra porque, como siempre digo que doy bocados en la gramática, mi habilidad está en mis manos, pero quiero dar las gracias a la Alcaldesa, a toda la Corporación y al pueblo de Isla Cristina por esta Medalla.”

Tras la imposición de tan distinguido galardón se inauguró la Exposición-Homenaje al escultor instalada en el Hall de Teatro Municipal en la que se muestran cincuenta obras cedidas por el autor de los trabajos hasta el próximo 15 de mayo. Una inauguración que corría a cargo de la Alcaldesa, Antonia Grao y del Primer Teniente de Alcalde y Concejal de Cultura, Francisco González y que contó con la participación del cantante fadista ayamontino Juan Santamaría acompañado por la guitarra de José Antonio Orta ‘Cochero, quiénes interpretaron “Luna de Abril” y “Lisboa antigua”.

SONY DSC

Al respecto de la muestra, la Alcaldesa señaló que “esta muestra, a la que invito a todos a que la disfruten, es solo una parte de la gran obra de Carlos Silva Escobar” felicitando de nuevo al escultor al que dijo “deseo te lleves un grato recuerdo de este día, porque lo hemos preparado con todo el cariño para que así sea”, dijo Grao quien finalizó agradeciendo a “todas aquellas personas, al personal de la Concejalía de Cultura, al Delegado, que han trabajado y colaborado para que hoy podamos disfrutar de esta magnífica exposición.”

Con esta muestra el Ayuntamiento pretende acercar y dar a conocer la obra de Carlos Silva al público isleño y a todas aquellas personas que deseen disfrutar de las esculturas de este insigne artista isleño y puedan contemplar la belleza de las mismas y su gran capacidad para el modelado.

CARLOS SILVA

Carlos Silva Escobar nació en Isla Cristina el 15 de octubre de 1925. Su familia vivía en la casa de sus abuelos maternos, en el número 50 de la calle San Juan. Esta vivienda, que aún hoy se conserva, se encuentra situada a levante de lo que fue el Central Cinema. Sus orígenes fueron José Augusto Silva Ferreira, natural de Lisboa y Carmen Escobar Nieves, de familia isleña. Su padre llegó con 16 años a Isla Cristina, junto con su abuelo, que vino contratado como soldador de latas de conserva de la fábrica de Juan Zamorano. Corría el año 1910.

Sus primeras letras las aprendió en el colegio Roque Barcia, ‘la escuelita privada’que dirigía don Serafín Soler Zarandieta, ilustre isleño. Su padre se había convertido por esas fechas en maestro salazonero del Consorcio por lo que su economía se lo podía permitir. En 1937, Carlos Silva ingresó en la Escuela de Artes y Oficios de la Santísima Trinidad, de Sevilla (Los Salesianos) según recogería La Higuerita anos más tardes en una gacetilla. No obstante, casi dos años después, el mismo semanario anunciaba que Carlos Silva ingresaba como aprendiz en el estudio del prestigioso escultor Mariano Benlliure, de Madrid. Contaba nuestro paisano con 19 años en aquel entonces. “Con Benlliure estuve cinco meses, ya Benlliure estaba muy mayor” me relataba con añoranza en aquella entrevista que no se realizó.
En 1947 Carlos Silva se traslado con su familia a Lisboa, donde vivía un tío suyo, estableciendo allí su residencia. Precisamente, por mediación de su tío, que se pelaba en la misma barbería que el celebre escultor Leopoldo Neves de Almeida, el joven Carlos fue admitido en el atelier del señor de Almeida, convirtiéndose en su discípulo. Tras cinco años trabajando en este prestigioso taller, lo dejó para marchar a Madrid. En la capital española permaneció seis meses, tras los cuales regreso a Lisboa. Entonces, pasado algún tiempo, se reincorporó al taller de Leopoldo de Almeida. En esta época se proyectó el Monumento a los Descubridores de Lisboa, cuya ejecución se encomendó al taller donde trabajaba Carlos Silva. Cuatro escultores a las órdenes de Almeida se ocuparían de modelar la obra, uno de ellos, era el isleño Carlos Silva. “Yo era el brazo derecho de mi maestro, Leopoldo de Almeida”, afirmaba en la entrevista que no me concedió.

Transcurrían los años entre 1956 y 1960. Carlos Silva no dejaría de visitar nuestra ciudad cuando tenía oportunidad, como lo hizo en enero de 1957. En esta ocasión, según las crónicas de la época, aprovechó para visitar al imaginero José Oliva y poder contemplar la obra que se encontraba tallando. Aunque la Higuerita no lo mencionó, debía tratarse del paso del Santo Entierro, apunto de concluirse para su estreno en la Semana Santa de 1957. Debió ser en 1960 cuando nuestro escultor fue condecorado en Lisboa por el Ministro de Obras Pública Portugués entre otras personalidades que asistieron al acto; se había concluido el Monumento a los Descubridores.

A finales de 1969, veintitrés años después de su primer viaje a Lisboa, Carlos Silva volvió a Isla Cristina con sus padres. “Regresé cuando mi padre cumplió los 75 años”. Se estableció entonces en su casa de campo, junto a sus ancianos padres. Ya entre nosotros realiza un primer boceto para el Monumento al Marinero, obra que se expuso en un escaparate de la calle del Carmen. Finalmente el diseño definitivo y el proyecto serían presentados en la Cofradía de Pescadores en el año 1971. En una entrevista concedida al diario Odiel en 1972 nos dice que su obra se encuentra en Portugal, Angola o Sudamérica, entre otros. Finalmente el conjunto escultórico proyectado para su pueblo natal sería inaugurado en julio de 1979.

En aquellos primeros años de la década, el Ayuntamiento que presidía Emiliano Cabot le encargó una imagen de la Virgen del Rosario, magnifica figura que desde entonces se encuentra en la sala capitular. Asimismo le fue encargado el conjunto del portal de belén que disfrutamos cada año. En la Navidad de 1976, según anuncio de la prensa fue instalado por primera vez, que se sepa, el belén del Ayuntamiento, el que se conserva en la actualidad, obra de Carlos Silva. La metopa con la imagen de Ntra. Señora del Mar que se encuentra en el antiguo local de la iglesia fue también una obra de las muchas que llevó a cabo en aquella época.

Años más tardes, cuando Carlos Silva fue incorporado como monitor del Taller Municipal de Artes Plásticas de Isla Cristina, nuestro periódico diría: “durante el curso que se va a iniciar, el 87/88 se contará además con un curso que promete ser de máximo interés, ya que las clases- es este caso serán de escultura- serán impartidas por el gran escultor Carlos Silva”. Durante cinco años nuestro escultor ejerció como maestro en el taller isleño hasta poco después de la edad de jubilación.

Actualmente, nonagenario, disfruta de su sosegado retiro en Isla Cristina.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.