20 mayo 2022

El tiempo - Tutiempo.net

Las Cosas de Goyo “Paparazzi de nosotros”

Las Cosas de Goyo “Paparazzi de nosotros”

Hace tiempo ya os hablé sobre la moda de los selfies y la, por entonces, pujante moda del palo de los susodichos. La cosa, odio decíroslo, no ha ido a mejor desde entonces. Redes sociales como Instagram se han vuelto cada vez más influyentes y tengo la sensación de que hay gente que sale de casa solo para tener un motivo con el que actualizar su muro. La cuestión empieza a ponerse fea cuando el simple hecho de disfrutar de los sitios a donde vas conciertos, bares, cines, etcétera solo sean una excusa para actualizar tu cuenta.

No es la primera vez que me saltan las alarmas, pero hace unos días centellearon en mi mente más fuerte que nunca. Fue en un famoso spa al que acudí. Un lugar fantástico y relajante. El hecho es que es un sitio pensado para alejarte del mundanal ruido, dejarte llevar por los chorros cual galápago nómada y simplemente disfrutar. Pues allí, en medio del agua, un joven que tenia un solos brazo, lo mantenía en alto, mojándose ligeramente para salvaguardar su objeto más preciado: su puto móvil.

De verdad, no me considero un tecnófobo. Cada cual es libre de disfrutar de sus cachivaches allá como le venga en gana, pero dejadme ese pequeño placer, ese gustito, de tener la libertad de criticar a la idiotez supina. Vamos a ver. Si uno va a un spa es para relajarse. Llevarte el móvil al agua significa dos cosas: una, que estarás más pendiente de que no se moje ni se pierda que de disfrutar de las burbujitas; y dos, que las fotos van a tener más importancia que tu propio bienestar físico y mental.

Y eso me hizo reflexionar. Porque este muchacho no era el único. Era el más gilipollas, eso sí: El único que no había cogido una fundita de plástico o tenía una cámara sumergible. Y allí que iba, con el brazo insumergible de Santa Teresa. Pero había más que no podían despegarse del telefonito ni por un par de horas justamente en un lugar hecho y diseñado para desconectar. La cuestión estaba precisamente en las las fotos. La necesidad imperiosa de tener un recuerdo de cada maldito segundo de cualquier cosa guay que hagas. Que está muy bien enseñar tus mejores fotos a tus amigos, yo también caigo en ello, no creáis; ¿pero es necesario publicar en directo todos nuestros pasos? ¿Ni tan siquiera un balneario se libra de esto? Así que llegué a la conclusión, entre burbujas de agua y pedos camuflados, de que en realidad somos reporteros de nuestras vidas.

Somos como el maldito paparazzi que persigue a los famosos instalados en nuestro propio cerebro. Tenemos la exclusiva constante de todo aquello que vivimos y tenemos que revelarlas al mundo entero para que nadie se pierda ni un sólo ápice de lo que estamos haciendo. Somos nuestra propia condena. Incluso los famosos han caído en esta vorágine de exhibicionismo y ellos mismos publican sus fotos en los yates de lujo sin ningún tipo de amor por la privacidad. Hasta hace nada se escondían todo lo que podían de los enormes objetivos de los fotógrafos. Ahora nuestras vidas, sí, las nuestras, las de seres anónimos, son un Lecturas o un Pronto, entregado de forma voluntaria y gratuita para disfrute de los fisgones. Y ni siquiera un balneario, ni un pueblo perdido sin cobertura, va a cambiar eso. Solo depende de nuestro eguito.

Goyo Gonzalez . Julio 2.017

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.