XXXVI Pregón Rociero a Cargo de D. Rafael Medero Ballesteros Exaltando la grandeza del Rocío

XXXVI Pregón Rociero a Cargo de D. Rafael Medero Ballesteros Exaltando la grandeza del Rocío

Y tras la Misa, dentro del mismo marco de la parroquia, dió comienzo el XXXVI Pregón de la Hermandad tomando, en primer lugar, la palabra el presentador, Carmelo Fernández Faneca, amigo incondicional del pregonero y bien conocido por el mundo rociero isleño que manifestó, como buen hijo, su profundo pesar por no poder caminar este año, agarrado a la carreta, custodiando el Simpecado de sus amores, pero bendiciendo el día en que en su camino de vida se cruzó con el de Rafael Medero calificando a éste como el puente que le llevó a sus dos grandes amores: Mercedes y Rocío. Y así, con unos versos llenos de emoción… ¡Levántate, romero, que la Virgen te espera! ¡Queremos oír tu voz y que nos hables de la Señora! ¡ Háblanos de tu Rocío y cuéntanos todo lo que sientes… empápanos de tu Rocío…! abrazó a su amigo que comenzó su Pregón con una Salve a la Virgen que acabó rompiendo los primeros aplausos. Y así, Rafael Medero fue recordando a todas las personas y momentos que ha vivido en todos estos años desde los inicios de la Hermandad con el primer Simpecado que bordara Dolores Moya, Camarista de la Virgen de Las Mercedes, y su primer camino al lado de Manuela Millán. Caminos inolvidables, llenos de miles de recuerdos, de dificultades, pero en los que sólo importaba llegar para dar gracias a la Señora por las vivencias tenidas. Exaltando la grandeza del Rocío y la tristeza del que se queda porque no puede. Desgranando uno a uno todos los momentos de oración que se viven tanto en el Camino como en durante la Romería reivindicando la condición del cristiano y la importancia de asistir a la celebración de la Eucaristía tanto en el camino como en la propia romería. Y dedicando, por último, unas palabras de cariño y afecto hacia las hermanas mayores para que pongan en manos de la Virgen todas sus ilusiones y que la Fe hacia Ella sea la que mueva sus corazones. Y entonces, la Coral Polifónica de Isla Cristina dió el colofón al Pregón con el canto de la Salve de Pareja Obregón con arreglos de Vicente Sanchís.

En definitiva, un Pregón sencillo de un hombre sencillo pero con un profundo sentimiento cristiano y un Amor incondicional hacia la Virgen del Rocío y el Pastorcito Divino… porque «cuando te miro a los ojos te doy gracias y te pido consuelo por tu mirada de Madre»

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.