Realizan una cartografía sobre vulnerabilidad de costa de Huelva ante tsunami

Investigadores de la Universidad de Huelva han desarrollado una cartografía de vulnerabilidad de edificaciones para las localidades de Ayamonte, Isla Cristina, Lepe, Cartaya, Punta Umbría, Mazagón y Matalacañas en el caso de que la costa onubense sufriera un tsunami similar al provocado por el terremoto de Lisboa de 1755.

En el trabajo «Análisis de la vulnerabilidad de las poblaciones costeras de la provincia de Huelva (suroeste de España) ante tsunamis», investigadores de la Facultad de Ciencias Experimentales han evaluado los daños sobre las construcciones de las poblaciones costeras, planteando un escenario asimilable al expuesto en las crónicas históricas para ese de 1755, correspondiéndose con el peor escenario posible, ha informado la UHU en un comunicado.

Según este escenario, reflejan los expertos en el estudio, las olas avanzarían tierra adentro varios kilómetros a través de los valles fluviales, inundando las playas y los estuarios por completo.

Casi un 20 por ciento del total de la costa expuesta -442,9 km2- quedaría inundada bajo una lámina de agua de 7,5-10 metros sobre el nivel del mar (zona de peligrosidad alta), incluyendo diversas poblaciones, espacios naturales protegidos y bienes patrimoniales de la provincia.

«Elementos patrimoniales como las torres almenaras, los puentes mineros de las Compañías Riotinto y Tharsis, o parajes de alto valor ecológico como el Parque Nacional y Natural de Doñana y las Marismas del Odiel, se localizan en áreas de peligrosidad alta y resultarían dañadas», han apuntado.

Asimismo, «las masas forestales asociadas a las dunas costeras recibirían el impacto directo de las olas, experimentando graves daños, pero atenuando la energía del evento en las zonas localizadas hacia el interior», han subrayado.

En torno a unos 80 km2 de costa, presenta peligrosidad alta.

El grupo de expertos describe, asimismo, los daños que previsiblemente tendrían lugar en las infraestructuras expuestas a la inundación marina.

«La aparición de barreras naturales, como bosques, dunas o marismas, pueden en algunos casos atenuar los efectos destructivos del tsunami, si bien todas las poblaciones, excepto Huelva, poseen un porcentaje superior al 50 % de edificaciones con Índices de Vulnerabilidad muy alto o alto en caso de producirse un evento de estas características», han indicado. EFE

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.