Las Cosas de Goyo “Situación Embarazosa”

¿COMO REACCIONARIAS EN ESTA SITUACION?

Hoy quiero definiros una situación embarazosa. Empecemos.

Imaginad por un momento que entráis en clase, en una clase cualquiera de un instituto. Hay gente pero tú te colocas solo por tu cuenta. Tienes todo el espacio del mundo para ti, colocas tus bártulos a los lados de la silla, sacas tus apuntes y de repente, como el que no quiere la cosa te viene un sentimiento profundo. Desde lo más adentro de tu cuerpo aparece algo que quiere salir y no quieres sacarlo. Con todas tus fuerzas intentas reprimir ese sentimiento interno que no te deja vivir, pero al ver que estás solo, decides dar rienda suelta. Y te tiras un pedo. Insonoro. Pero oloroso, muy oloroso.

Entonces es cuando Murphy aparece. No, no es tu mejor amigo, sino el mago de la mala suerte, el de la Ley de Murphy. El que nunca te querrías encontrar subido a un andamio. Y en ese justo instante aparece la tía buena de clase, tú te das cuenta del pastel y de que aquello huele bastante. La persona deseada no parece percatarse, pero se acerca peligrosamente al lugar del crimen. Y tiene pinta de querer pedirte unos apuntes. Tarde o temprano se dará cuenta, y quedarás como el culo. Nunca mejor dicho. ¿Qué hacer en esta situación?

a) Táctica del yo-no-he-sido 1: Echar la culpa a uno que pasaba. “Fua, ¿no hueles? Madre mía, acaba de pasar un tío y se ha tirado un peo, qué asco. Menudo pesturrio que ha dejado, parece mentira que en su casa no le enseñen modales”.

b) Táctica del yo-no-he-sido 2: La mejor defensa es un buen ataque. “¡Pero será guarra la tía! ¡Acaba de sentarse y vaya cuesco que se ha tirado! ¡Qué peste japuta! Anda que te habrás quedado agusto…” Ojo con esta táctica, porque si no hay nadie más en clase, si sois dos, la otra persona tiende a saber que ella no ha sido la del pedo, así que la culpa recae sobre ti rápidamente.

c) Táctica del disimula-que-no-se-da-cuenta: Miras para todos los lados posibles, unes las piernas lo máximo posible, te echas el culo para atrás e intentas que no salga aire desde tu silla. Abres la ventana disimuladamente y cuando se gire echas el aire con la mano para fuera para que se vaya el humillo verde que has dejado. Y sobre todo el olor.

d) Táctica del esto-es-una-necesidad-fisiológica: Miras a la persona de tu lado, fijamente, hueles el ambiente y le dices: “Lo siento, estaba solo y se me ha escapado, es una necesidad fisiológica del cuerpo y seguro que tú también te tiras muchos pedos, así que no me mires así”. Es probable que se vaya a otro sitio, pero bueno, allá cada uno con sus opciones.

e) Táctica del me-voy-las-patas-abajo: Sales corriendo de la clase directo al lavabo, probablemente ese cuesco venía con regalo y debes de salir corriendo al water a soltar tus instintos internos. O a liberar a Willy como dicen muchos, o a pasar de lo abstracto a lo concreto. El caso es que marchas y así pues la otra persona piensa: “Pobrecito, se estaba cagando”.

Y estas son las opciones. ¿Cual eligiríais?

Goyo Gonzalez. Septiembre 2.017

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.