En Isla Cristina se Prohibieron las Sociedades Secretas en el Siglo XIX

En Isla Cristina se Prohibieron las Sociedades Secretas en el Siglo XIX

SEGÚN UN DOCUMENTO CUSTODIADO POR LOS ARCHIVOS MUNICIPALES DE ISLA CRISTINA SE PROHIBIERON LAS SOCIEDADES SECRETAS EN EL SIGLO XIX

Enmarcado en el ciclo “Documento del Mes”, iniciado por la Concejalía de Archivo y Patrimonio, que dirige el Teniente de Alcalde, Agustín P. Figuereo, una Real Cédula recoge dicha prohibición entre 1824 y 1827.

Según se recoge en el Archivo Municipal de Isla Cristina (legajo 84), de las Reales Cédulas, se prohibieron las Sociedades Secretas durante el convulso siglo XIX, dependiendo de los diferentes períodos históricos de los que hablemos, las sociedades secretas como la masonería o los comuneros, fueron perseguidas, prohibidas o alentadas públicamente.

Este mes presentamos dos Reales Cédulas, una de ellas está fechada el 1 de agosto de 1824, donde el rey Fernando VII decide prohibir “de nuevo y absolutamente para en lo sucesivo en los dominios de España e Indias todas las Congregaciones de Franc-masones, Comuneros y otras Sociedades secretas, cualquiera que sea su denominación y objeto; y se declara que los que hayan pertenecido a ellas hasta ahora gocen del indulto concedido en Real Decreto de 1º de mayo de este año, en los términos y con las excepciones que se expresan.”

La efectividad de la misma no debió de ser muy potente cuando el 13 de febrero de 1827 el mismo rey Fernando se vio en la necesidad de dictar otra Real Cédula, esta vez apoyando una prohibición expresa mediante Bula emitida por el Papa León XII el 13 de marzo de 1825.

En el caso concreto de España resulta curioso que la primera de ellas sea una prohibición en pleno Trienio Liberal, el comprendido entre 1820 y 1823, cuando tras el levantamiento del coronel Rafael Riego se obligó al rey a aceptar la Constitución de 1812 que había sido suspendida por él a su llegada a Madrid desde el exilio.

Con el paso del tiempo, las sociedades como la masonería serían, y así lo son hoy, totalmente libres en su vida pública, y como muestra los dos escudos con elementos masónicos que campean en la fachada del edificio municipal denominado Patio San Francisco, pertenecientes a la Logia Regeneración Isleña nº 274, operativa en 1890.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.