El equipo de gobierno continuará con su estatus económico y mantienen el «chiringuito de la discordia»

El equipo de gobierno continuará con su estatus económico y mantienen el «chiringuito de la discordia»

Zamudio y el grupo municipal andalucista durante el plenoNo anuncian bajada de sueldos, ni eliminan liberados a cargo del ayuntamiento y mantienen en el Plan de Playas 2017 el «chiringuito de la discordia» que, según denuncian vecinos de la localidad, fue explotado el verano pasado por uno de los tenientes de alcalde del gobierno local y «mano derecha» de la alcaldesa

El Equipo de Gobierno de Isla Cristina, que encabezan Antonia Grao (PIF), Francisco González (PP) y Montserrat Márquez (CxI), han aprobado la liquidación del presupuesto 2016 y no presentan el de 2017, por lo que se da por entendido que el ayuntamiento tendrá que continuar con el actual prorrogado hasta el año que viene, con lo de negativo que ello conlleva en las inversiones para la localidad.

En este sentido, decir que aunque todo apuntaba a que los doce concejales del Equipo de Gobierno podrían haber estado pensando en bajarse sus nóminas o desliberar algún concejal, como se llegó a oír durante días antes del pleno debido a las numerosas críticas populares, éstos continuarán sin cambios en sus estatus y, además de seguir cobrando los 12 concejales durante 2017, tampoco se verán reducidos sus abultados sueldos, sin embargo, el resto de las partidas seguirán congeladas y, por desgracia, veremos muy pocas inversiones, o ninguna, durante el año que viene, más allá de la esperanza que los gobernantes han puesto en alguna que otra subvención que pudiera llegar a la localidad.

Durante el debate de este punto del pleno y mientras Zamudio decía que «los andalucistas no entendemos cómo tras echar a 80 trabajadores municipales, basándoos en el excesivo coste económico y que con estos despidos el ayuntamiento iría mucho mejor; todo continúa igual, incluido los 12 liberados del equipo de gobierno, quienes que no pensáis, ni tan siquiera, tener el detalle de, como hicimos los anteriores, bajaros el sueldo o desliberarse alguno con el fin de mejorar la economía del ayuntamiento».

Y mientras decía esto Zamudio, algunos concejales del Equipo de Gobierno, incluida la alcaldesa, Antonia Grao y su primer teniente de alcalde, Francisco González, soltaban una socarrona sonrisa, ante la estupefacción de algunos de los despedidos que asistían a la sesión plenaria, hecho que fue recriminado por el propio Zamudio y ante tal falta de respeto, y a pesar de quedar pleno por delante y haberlo preparado concienzudamente, como es su costumbre, prefirió levantarse y marcharse «por respeto a todos los trabajadores despedidos», hecho seguido por los ex empleados municipales.

Fue en este instante, con Zamudio y todos sus concejales en la calle, cuando Antonia Grao, de forma cobarde y sin ningún respeto institucional, no ya hacia quien fue su mentor y compañero de filas andalucistas durante más de un cuarto de siglo, sino como ex alcalde, diputado provincial y portavoz municipal de un grupo político que representa a 2.000 votantes; empezó a increparle, insultarle y arremeter contra él y sus acciones en defensa de la dignidad propia y de los trabajadores despedidos.

En el pleno, que continuó tenso y sin el grupo andalucista, se aprobó el Plan de Playas 2017, donde vuelve a aparecer el «chiringuito de la discordia» y que, supuestamente, explotó «bajo cuerda» uno de los tenientes de alcalde del equipo de gobierno que se lo «auto concesionó» el año pasado. Este establecimiento estuvo ubicado en la playa de Urbasur y levantó las protestas de la Asociación de Vecinos por no cumplir las normas medioambientales y por lo que fue sancionado por la administración competente. A pesar de ello, el chiringuito se continuó explotando hasta finales de septiembre pasado.

Pues bien, este mismo establecimiento hostelero, que concede la Junta de Gobierno del ayuntamiento isleño, de la que es miembro el mismo concejal que presuntamente lo explotó el verano pasado, vuelve a aparecer en el documento de playas aprobado por todo el equipo de gobierno municipal, hecho que ha indignado a la propia asociación vecinal de la playa isleña, así como a muchos vecinos isleños que ven en esta acción un posible delito de prevaricación.

Para Zamudio, «mi abandono del pleno podría haber estado orquestada desde un principio porque Antonia Grao estaba incómoda, se le notó nada más comenzar el pleno, seguramente por los temas a tratar y, sobre todo, por el asunto oscuro del chiringuito de su concejal y se provocó la situación por la que, todos los que me conocen, saben que no paso por alto, y es el insulto o recochineo hacia unas familias, la de los despedidos, que lo están pasando francamente mal durante este año que llevan fuera del ayuntamiento».

«Antonia Grao no está a la altura del sillón que ocupa», han llegado a declarar los andalucistas isleños, frase que cada día va calando mas en la sociedad isleña, a la vista de «sus actitudes dictatoriales, poco elegantes y nada efectivas para sacar Isla Cristina de una crisis lo antes posible, que fue para lo que supuestamente se presentaron a las elecciones».

Mociones sobre la mesa

Entre los puntos a tratar en dicho pleno, se encontraban dos mociones andalucistas, las cuales quedarán pendientes para el próximo.

La primera de ellas, la que volvía a insistir sobre la petición al Equipo de Gobierno para que solicitara a la Junta de Andalucía la concesión de la Medalla de Andalucía para el periódico local y decano de la provincia onubense, «La Higuerita», cuyo editor y director, D. Rafael López Ortega, acaba de «jubilarse» de sus cargos y responsabilidades, tras 32 años al frente. «Lamentamos -dijo Zamudio-, tener que volver a recordarles esta petición al Equipo de Gobierno, la cual deberían haber tenido en cuenta para que, en tiempo y forma, haber solicitado que este galardón le fuera concedido al periódico local, de todas formas para eso estamos la Oposición y no nos importa recordárselo tanta veces sea necesario».

Y la segunda de las mociones, la que ya en su día solicitara el Partido Andalucista y ahora lo hace Andalucía por Sí, sobre «la aprobación de una Ley que proteja a las familias más vulnerables cuando no puedan hacer frente a los recibos de agua y luz, así como otras necesidades básicas».

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.