Cortometrajes. Sesión . Festival de Cine de Islantilla.

Cerramos el mes de julio con la octava sesión de cortometrajes con siete interesantes propuestas que nos llegaron desde Bélgica, Bielorrusia y España. Un viaje mágico hacia los sentidos. Una oportunidad única de vivir otras vidas sin moverse del patio de butacas del Festival de Cine de Islantilla.

Lake of Happiness

‘La piel fría’ de Lucía Guerro abrió la velada con la historia de Isabel, donde a través de tres momentos de su vida conocemos la realidad de vivir sufriendo un trastorno alimenticio. Narrado con sumo talento para disparar directo a nuestras conciencias. La segunda propuesta de la noche fue ‘La señora de la casa’ de Felipe Espinosa. Lo que comienza siendo una historia costumbrista acaba convirtiéndose en un auténtico drama no falto de tensión. Un excelente pulso narrativo. El cine con acento andaluz lo puso el malagueño Rafael Robles Rafatal con ‘La vida por encima’. La actriz Laura Baena Torres escribe, produce e interpreta esta historia llena de raíces digna del mejor Lorca. Con el sello de haber sido candidata a los Premios del Cine Europeo (EFA) llegaba desde Bielorrusia ‘Lake of Happiness’ de Aliaksei Paluyan. Jasja, una niña de 9 años, tiene que lidiar con la muerte de su madre. Su padre decide enviarla a un orfanato, pero ella decide huir a su casa. Una joya del mejor cine europeo. Fría por fuera pero llena de calor por dentro. ‘Las grietas’ de Valentino R. Sandoli nos traen un mano a mano interpretativo de Cristina Marcos y Cecilia Freire. Dos hermanas frente a los últimos días de su padre. Ambas disparan balas en forma de diálogos. Excelentes las dos. Es necesario contar historias como las de ‘Leo y Alex en pleno siglo XXI’. Las directoras Eva Libertad y Nuria Nuñoz dirigen a doble mano esta historia de dos amigas que viven una realidad muy diferente en el interior de su habitación a la que tienen en el exterior en el día a día. Una historia preciosa que hay que reivindicar aún en pleno siglo XXI. Y cerraba la noche la producción belga ‘Les enfants du rivage’ de Amelia Nanni, que escribe y dirige esta fábula donde dos niños, de dos mundos completamente diferentes, se encuentran. Cine en estado puro mostrando una vez más el gran nivel del cine belga en esta edición. Porque realmente eso es el Festival de Cine de Islantilla, cine sin filtros, en estado puro.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.