Cortometrajes. Sesión 6. Sección Oficial donde la animación y la ficción fueron los protagonistas

Termina una nueva semana de proyecciones con el sexto pase de cortometrajes de la Sección Oficial. Una noche del jueves donde la animación y la ficción fueron los protagonistas con las más variopintas propuestas procedentes de Egipto, España y Rusia. El mejor cine internacional para hacer disfrutar a los espectadores bajo la luz de la Luna de Islantilla.

Homomaquia

La animación rusa de ‘He can’t live without cosmos’ de Kostantin Bronzit puso el listón muy alto apenas comenzó la noche. Esta ya multipremiada historia llegaba a Islantilla para dejarnos boquiabiertos con esta fábula de una madre y un hijo frente a su destino. El cine egipcio volvía por segunda vez en esta edición con ‘Henet Ward’ de Morad Mostada. De nuevo una mujer con su hija frente a una sociedad que estará dispuesta a darle la espalda a la primera de cambio. Una durísima historia que nos hizo reflexionar sobre la fragilidad de la vida. La animación de ‘Homomaquia’ nos envuelve de principio a fin. David Fidalgo Omil compone un poema audiovisual que le valió una nominación en los pasados Premios Goya al Mejor Cortometraje de Animación. Una auténtica delicatessen animada. En tan solo dos minutos el actor David Mora, que también escribe y dirige, nos enamora con ‘Ilove’. Su propuesta es tan sencilla como brillante. Y es que a veces no hacen falta muchos medios ni artificios para narrar una historia que termine alojada en nuestro corazón. ¿Qué pasaría si a la influencer más importante de este país le robaran sus 4 millones de seguidores?. De eso no habla ‘Influencer’ de Rubén Barbosa apoyado en una estupenda Veki G. Velilla. Brillante propuesta que buen seguro dejó más de una reflexión en los espectadores. El siempre imprescindible cine social de la mano de Paco Sepúlveda con ‘Inocencia’. aquel, una chica de 15 años, se comporta de una manera extraña y agresiva con su entorno. No habla ni se relaciona como siempre lo ha hecho. Nadie sabe qué le pasa y ella no cuenta nada. Alberto Ammann, Sauce Ena y Naima Barroso dan vida con especial sutileza al trío protagonista. Y el cine hecho en andaluz cerraba la noche con ‘Intermedio’ de Bernabé Rico, otro de los directores habituales del Festival de Islantilla. 100 metros de tierra de nadie, 25 hombres aburridos, 2 trincheras en guerra y 1 sola pelota de fútbol. Una inteligente premisa para una historia contada en blanco y negro. Cuando el cine se convierte en arte.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.